Ambientando un dormitorio en tonos cálidos

Un dormitorio plasma nuestra personalidad y nuestro estilo de vida. Llenar de armonía, funcionalidad y calidez esta estancia no siempre ha sido tarea sencilla. Hay que saber escoger minuciosamente su decoración, para no alterar en ningún momento nuestro bienestar y comodidad. Los tonos neutros frente a los oscuros ayudan en este sentido a integrarse con el resto de elementos dentro de la estancia que estamos ambientando.

Las tarimas en imitación a la madera son siempre una perfecta solución para combinar con casi cualquier tono. En este caso, los tonos grisáceos de sus textiles y los tonos tierra de su mobiliario componen un ambiente de lo más acogedor y agradable.

Su amplio vestidor hasta el techo de estructura metálica y puertas de cristal pone el toque de elegancia y chic en este dormitorio. Gracias a su distribución lineal y su iluminación de focos LED, se aumenta la visualización del espacio así como la organización y el almacenaje.

El conjunto se completa con un amplio sofá en blanco roto y textiles en tonos pastel, acompañados a su vez de dos pequeñas mesas auxiliares de formas geométricas que contribuyen a ampliar el efecto visual y la comodidad de la sala.

¿Quieres realizar tu propio proyecto?

¿Quiere que le llamemos?