Los pros y los contras de las cocinas blancas

Si estás a punto de embarcarse en el diseño o la renovación de una cocina, puede estar considerando la cocina totalmente blanca, un aspecto elegante y atemporal. Sin embargo, mantener una cocina impecable puede ser un desafío. A continuación, consideramos los aspectos positivos y negativos de las cocinas blancas que pueden no ser inmediatamente obvios, aclarar algunos conceptos erróneos y resaltar algunas de las formas de solucionar problemas comunes.Los pros y los contras de las cocinas blancas 

LOS PROS

El blanco se usa con frecuencia por su neutralidad y simplicidad. Estas características hacen que el blanco sea una base ideal para áreas grandes, como las cocinas.

La simplicidad de las cocinas blancas también les permite elevarse por encima de las tendencias de corta duración, por lo que nunca verás tu cocina con la sensación de que fue diseñada hace cinco o 10 años, cuando un tono particular de rosa o azul estaba de moda. Al mismo tiempo, las cocinas blancas también funcionan en casi cualquier cocina de estilo, desde el país hasta la inspiración vintage, y desde lo moderno hasta lo tradicional.

Debido a su versatilidad, el blanco también es fácil de actualizar, personalizar y agregar. A una cocina se le puede dar una personalidad completamente nueva simplemente manteniendo los muebles blancos lisos y cambiando las perillas y otros herrajes. Además, los toques de color pueden ser aún más impactantes junto a los muebles blancos debido al fuerte contraste, por lo que se puede entender fácilmente una paleta de colores.

Finalmente, el blanco en general refleja luz, por lo que las cocinas blancas ayudarán a iluminar un espacio más oscuro o una cocina que no tenga luz natural. Las cocinas blancas con un acabado brillante ayudarán aún más a rebotar la luz y pueden dar la impresión de un espacio más grande.

Los pros y los contras de las cocinas blancas

LOS CONTRAS

Las cocinas totalmente blancas blancas, también pueden tener aspectos negativos, que también deben tenerse en cuenta. Demasiado blanco puede significar que un espacio se siente clínico y frío, en lugar de limpio y nítido.

Para evitar este tipo de situación, considere agregar un toque de color o textura, mezclando el blanco con encimeras de color. Incluso puede elegir un color más oscuro para los muebles superiores o inferiores, dejando el resto blanco.

Otro aspecto negativo de las cocinas blancas es el mantenimiento y limpieza constantes que requieren, sin duda es más fácil ver manchas, derrames y salpicaduras, que tienden a mezclarse más con cocinas con diseños más oscuros.

Esto también significa que las cocinas blancas necesitan más mantenimiento más allá de la simple limpieza, ya que no solo la suciedad relacionada con los alimentos es fácilmente visible. Es más fácil ver rasguños, esquinas gastadas y delaminado en las puertas de los muebles cuando las cocinas son blancas, lo que hace que los muebles muestren su edad más que otras opciones de cocinas.

Además, el blanco puede decolorarse con el tiempo cuando se expone a mucha luz solar directa. Pero incluso estos aspectos negativos de las cocinas blancas pueden abordarse: los derrames deben limpiarse rápidamente para evitar una decoloración permanente, y la selección de muebles blanquecinos puede ser una forma de compensar la posible decoloración o decoloración de la exposición al sol.

Los pros y los contras de las cocinas blancas

¡No te pierdas nuestros próximos artículos!







91 307 12 07 ¿Quiere que le llamemos?